HORARIO DE APERTURA

   Lunes-Viernes 8:30am-20:15pm

​   Sábado-Domingo Talleres

DIRECCIÓN

     Calle de Arganda 16, local 7, 28005, Madrid

     centroinfantilbaobab@gmail.com​

     910463466 / 667841104

     centroinfantilbaobab@gmail.com

 

    CONTACTO

Centro multidisciplinar de Atención a la Infancia y Familia

© 2016 por Carolina del Olmo.

  • Facebook Social Icon

Trastornos del Aprendizaje

 

¿Qué son los Trastornos del Aprendizaje?

Se trata de un trastorno neurobiológico por el cual el cerebro del niño funciona de manera diferente. Esto interfiere con su capacidad para procesar la información que le llega, para manejarla y crear conceptos, y para recordar. Afectan sobre todo a las habilidades de lectura, escritura, razonamiento y memoria y a menudo también al control del tiempo y del espacio, del propio cuerpo y de las emociones.

¿Qué características y problemáticas posee un niño con Trastorno del Aprendizaje?

Al hablar de Trastornos de Aprendizaje se suele hacer referencia a una triada de características que son, bajo rendimiento escolar, baja atención y alteraciones emocionales, lo que se traduce en malas notas y problemas de conducta. No obstante, la mayoría de los niños con Trastorno de Aprendizaje tiene una inteligencia media o superior al promedio, por lo que la discrepancia entre sus capacidades intelectuales y su desempeño académico suele ser mal entendido y por tanto, mal abordado.

¿No es suficiente el apoyo de profesores particulares? ¿Qué tipo de problemas pueden ser abordados desde la Terapia Ocupacional?

Cuando los problemas académicos tienen como causa falta de motivación o interés o incapacidad para organizar el tiempo y aplicar técnicas de estudio efectivas, un profesor de apoyo puede ser de gran utilidad. Pero los Trastornos de Aprendizaje no responden a esas causas. Para aprender, es necesario haber desarrollado habilidades previas que tienen que ver con la forma en la que el cerebro procesa la información que procede del entorno y del propio cuerpo y como a partir de ella es capaz de elaborar desde pensamientos hasta movimientos. El desarrollo de estas habilidades, que tienen que ver con lo psicomotriz, con el movimiento, la percepción y la integración de las sensaciones, ha de ser abordado desde la Terapia Ocupacional. Las teorías más avanzadas en este campo indican que la base para un correcto desarrollo intelectual y emocional radica en un buen desarrollo sensorio-motor, por lo que, cuando existen problemas, lo más efectivo es volver a ese paso previo.

¿En qué consiste la terapia para este tipo de niños?

En las sesiones se llevan a cabo ejercicios y actividades con base sensorial y motriz, la intervención es lúdica y enfocada al niño, es decir, este participa de forma activa, y tiene como objetivo asentar sólidos pilares de organización cerebral que posibiliten al niño para aprender. Se sabe que el primer paso de casi todo lo que aprende una persona se produce a través del proceso de integración de sus sensaciones, así se hace posible el aprendizaje intelectual y académico, gracias al posterior desarrollo de funciones superiores. A veces parece que el niño en una sesión no está aprendiendo nada, pero la verdad es que está haciendo algo muy básico: está aprendiendo a aprender.

Algunos de estos niños cuentan con Adaptaciones Curriculares en el colegio que van dirigidas a mejorar su rendimiento, ¿Cómo se integra el trabajo de Terapia Ocupacional en este contexto? El Terapeuta Ocupacional se integra en el sistema educativo proporcionando apoyo a los profesores y haciendo un seguimiento del alumno con Trastorno de Aprendizaje, de modo que se puedan llevar a cabo adaptaciones en las tareas o en el ambiente que ayude a mejorar el rendimiento del niño.

Suele decirse que este tipo de dificultades se solucionan por si mismas con el tiempo ¿Qué pasa si no se tratan?

Los niños con trastornos de Aprendizaje, no suelen superar sus dificultades con la edad. Lo que sí es común es que sean capaces de aprender habilidades que compensen estas dificultades. Aprender este tipo de habilidades, enmascaran los problemas subadyancentes y supone que el niño realice algo que es relativamente fácil, con un gran esfuerzo, lo que le dejará exhausto y comúnmente le hará rechazar estas actividades y tareas. Es decir, de un modo u otro, el problema terminará por manifestarse.

¿Qué otros estilos de vida o hábitos favorecen el desarrollo de los niños en relación las habilidades de aprendizaje?

Controlar el tiempo que los niños dedican a actividades más pasivas como ver televisión y jugar con equipos informáticos en lugar de involucrare en actividades físicas y lúdicas es una buena forma de potenciar el desarrollo de las habilidades de aprendizaje. El juego activo es un aspecto fundamental del desarrollo y el niño en etapa de crecimiento necesita esto más que cualquier otro tipo de actividad.

¿Qué intensidad deben tener y durante cuánto tiempo deben aplicarse estas terapias?

La frecuencia de las sesiones y la intensidad de los tratamientos es algo que varía según las necesidades de cada niño y las posibilidades de cada familia. Por norma, los resultados suelen aparecer antes cuanto más intenso es el tratamiento, pero toda actividad que suponga un reto de organización cerebral, produce un cambio. Lo que sí es seguro es que estos trastornos han de abordarse cuanto antes, de modo que pueda frenarse la aparición de problemas asociados, como los de comportamiento. 

Descarga Artículo Original - Trastornos del Aprendizaje (Beatriz Fajardo Adán)