HORARIO DE APERTURA

   Lunes-Viernes 8:30am-20:15pm

​   Sábado-Domingo Talleres

DIRECCIÓN

     Calle de Arganda 16, local 7, 28005, Madrid

     centroinfantilbaobab@gmail.com​

     910463466 / 667841104

     centroinfantilbaobab@gmail.com

 

    CONTACTO

Centro multidisciplinar de Atención a la Infancia y Familia

© 2016 por Carolina del Olmo.

  • Facebook Social Icon

¿Sabías que tenemos 7 sentidos?

Integración Sensorial

en Proyecto Baobab...

El enfoque de Integración Sensorial es un marco teórico propio de la Terapia Ocupacional, que basado en modelos neurológicos proporciona un nuevo modo de analizar el desempeño ocupacional. El ser humano es un ser sensorial. Desde que estamos en el útero de la madre comenzamos a recibir estímulos sensoriales que vamos registrando, procesando e interpretando para ir desarrollándonos y poco a poco poder dar respuestas adaptativas a las demandas del entorno.

 

El proceso neurológico de la integración sensorial está en continuo desarrollo. Las investigaciones (Immediate Effect of Ayres’s Sensory Integration–Based Occupational Therapy Interventionon Children With Autism Spectrum Disorders. Renee L. Watling, Jean Dietz, 2007.) afirman que los tres primeros años de vida son los más importantes en el desarrollo de la organización y la maduración de los sistemas sensoriales. No obstante, hasta los 12 años este proceso continua. Y gracias a los estudios realizados sabemos que la plasticidad neuronal que presenta nuestro cerebro nos permite, en cualquier momento de nuestra vida, desarrollar nuevas destrezas, re-aprender habilidades y compensar déficits.

 

La “Integración Sensorial”  (desarrollada en los años sesenta por la terapeuta ocupacional estadounidense Jean Ayres 1979) se define como el proceso neurológico que organiza las sensaciones del propio cuerpo y del entorno para su uso. Los sentidos nos informan acerca de la condición física de nuestro cuerpo y del entorno que nos rodea. El sistema nervioso debe organizar todas estas sensaciones para que una persona pueda moverse y comportarse normalmente. El cerebro localiza, clasifica y ordena las sensaciones. Cuando las sensaciones fluyen de manera organizada o integrada, el cerebro usa estas sensaciones para formar percepciones, comportamientos y aprendizaje. Pero cuando esto no ocurre de esta manera, se podría hablar de una disfunción en la integración sensorial existiendo una dificultad para procesar u organizar el flujo de información sensorial que nos proporciona información acerca de nuestro cuerpo y el mundo que nos rodea. Al llegar la información confusa o distorsionada, existe una mayor predisposición a tener dificultad y problemas de comportamiento y aprendizaje.

 

La disfunción en integración sensorial no es tan evidente como una discapacidad física o un problema de lenguaje, por lo que podría pasar desapercibida. Pero el niño con déficit en la integración sensorial puede frustrarse fácilmente con los desafíos que se le presentan cuando realiza tareas aparentemente sencillas o cuando interactúa con otras personas.

 

Algunos de los signos en una disfunción en integración sensorial pueden ser:

  • Retardo en el desarrollo motor.

  • Retardo en la adquisición o perfeccionamiento del lenguaje, la lectura y la escritura.

  • Problemas de alimentación (dieta poco variada, rechaza texturas de los alimentos, le cuesta masticar…)

  • Problemas para seguir el ritmo de los niños de su edad (casa, calle, colegio…)

  • Dificultades para mantenerse sentado en el suelo o en una silla.

  • Alteraciones del ritmo sueño-vigilia.

  • Problemas en el manejo de objetos (pinturas, lápiz, cubiertos, pelotas…)

  • Dificultades en la motricidad fina (dibujar, pintar, recortar, escribir…)

  • Problemas para el vestido y desvestido (uso y manejo de la prenda, cremalleras, botones, calzado…)

  • Falta de calibración de la fuerza (en el manejo de objetos o para el contacto con otros)

  • Tropiezos, choques o caídas frecuentes.

  • Miedo a las actividades de motricidad gruesa (correr, saltar, juegos con pelota…)

  • Exceso de movimiento o inquietud motora.

  • Pobre equilibrio.

  • Falta de atención.

  • Impulsividad.

  • Rechazo / exceso en el contacto con otros.

  • Molestias con la ropa (etiquetas, texturas, tejidos, costuras…)

  • Distractibilidad con imágenes, objetos, personas o ruidos.

 

 

¿ALGUNA VEZ TE HAS PREGUNTADO...?

 

” ¿Por qué David parece tan quisquilloso? solo quiere usar un tipo de ropa y comer los mismos alimentos…además lo pasa realmente mal cuando le cortamos el pelo o las uñas. Le disgusta también el contacto con la arena, la pintura de dedos, no soporta algunos sonidos y olores….”

 

¿Por qué es tan difícil para Laura recortar con tijeras, atarse los zapatos o montar en bicicleta? también le cuesta muchísimo copiar de la pizarra en clase, y siempre está mal sentada en la mesa…..”

 

” Mateo siempre quiere jugar con los mismos juquetes, una y otra vez…., parece que tuviera problemas para saber cómo jugar con los juguetes….siempre de la misma manera!!! Además no le gusta participar en ningún deporte o actividad física, y es que realmente es algo torpe y descoordinado….”

 

 Puede que estos niños tengan dificultades en la Integración Sensorial. Para la mayoría de los niños, la integración sensorial se desarrolla en el curso ordinario de sus actividades infantiles, pero para algunos otros no se desarrolla de forma tan eficiente como debería, y este fallo puede hacer evidentes problemas de aprendizaje, desarrollo o comportamiento. Si esto ocurre, el niño debería ser evaluado y si fuese necesario tratado por un Terapeuta Ocupacional cualificado en Integración Sensorial como enfoque de intervención con el objetivo de mejorar aspectos como:

 

Procesamiento sensorial: reducir la hipersensibilidad sensorial (miedo o desagrado ante estímulos de movimiento, tacto, visuales, auditivos, gustativos, olfativos…) o por el contrario regularizar las conductas buscadoras de estos estímulos (demasiado movimiento, lo toca o lo huele todo…)

 

Autorregulación: que los niños que presentan más lentitud puedan activarse y aquellos con un exceso de movimiento puedan calmarse trabajando el nivel de alerta y el nivel de actividad adecuado para cada niño en cada situación.

 

Planificación motriz  y aprendizaje de nuevas habilidades: con la experimentación precisa para que los niños puedan generalizar los aprendizajes.

 

Coordinación motriz gruesa y fina. Tono muscular, equilibrio, lateralidad, coordinación bilateral, secuenciación, anticipación, conciencia y esquema corporal. Todo ello prerrequisitos para habilidades más complejas como trazos, dibujo, escritura, cálculo…

 

Autonomía en las Actividades de la Vida Diaria: mejorar la autonomía en el vestido, la higiene, la alimentación…, a través de un trabajo específico.

 

Habilidades sociales y de juego.

 

Así, cuando el tratamiento de integración sensorial es exitoso, el niño será capaz de procesar información sensorial compleja de una forma más efectiva, observando respuestas motoras más coordinadas y eficientes o respuestas que le lleven a un mejor ajuste emocional, a un incremento de las habilidades sociales o aumento de la autoestima. Por ejemplo, ahora el niño será capaz de tolerar que le corten el pelo o las uñas sin llorar aterrorizado, o podrá disfrutar de oír una canción sin taparse los oídos, o demostrar progresos en el desarrollo del lenguaje u otras habilidades académicas.

 

Más allá de los cinco sentidos que todos conocemos, nuestro Sistema Nervioso posee en realidad los siguientes Sistemas Sensoriales

  • Táctil

  • Olfativo

  • Gustativo

  • Auditivo

  • Visual

  • Propioceptivo

  • Vestibular

  • Interoceptivo (el sentido que nos da información de cuándo tenemos hambre, tenemos que ir al baño o cuando hay dolor visceral)

 

Cuando el Procesamiento Sensorial de un niño no es el adecuado, se comprometen sus niveles de desempeño en su vida cotidiana. Entonces se producen problemas y dificultades, ya sea en la escuela infantil o en el colegio, el hogar, en la relación con los demás y podría tratarse de una Disfunción de Integración Sensorial.

 

La detección precoz de este problema es de gran importancia, dado que generalmente la respuesta del niño a la intervención es mejor cuanto más temprano participe en su tratamiento a través de Terapia Ocupacional. De esta manera podemos mejorar el desempeño del niño en las Actividades de la Vida Diaria en cualquiera de sus ambientes (casa, colegio…)

 

Si quieres saber más acerca de la INTEGRACIÓN SENSORIAL, haz click en estos links:

http://www.baobabinfantil.com/actividades/integracion-sensorial/

http://www.baobabinfantil.com/entendiendo-la-integracion-sensorial-y-su-importancia-en-el-desarrollo-de-las-habilidades-del-nino/

http://www.baobabinfantil.com/naturaleza-como-experiencia-sensorial/